banner poetas peruanos
HOME | ENSAYOS | FICCION |  MAS POETAS | ENLACES
Rodolfo Hinostroza y su poema narrativo "Relato de Otelo" : ...nada se habrá perdido si es que no te he perdido. (resolución y final    
está en la tragedia de Shakespeare). La página se completa con los consagrados Magda Portal en un poema lleno de imagería,   
José Watanabe: cuatro muchachas y una manzana, Carlos Olivera nos hace pensar en la concupiscencia de   
épocas babilónicas, para relacionarla a nuestra propia actualidad de iniquidades.   
PAGINA ONCE  

MAS POETAS AQUI:
UNO
  • Pablo Guevara
  • Jorge Bendezú Canales
  • Alberto Vega
  • Enrique Verástegui
  • Javier Huapaya
DOS
  • Washington Delgado
  • Juan Carlos Lázaro
  • Miguel Carrillo Natteri
  • Gustavo Armijos
  • María del Cármen Ulloa
TRES
  • Alejandro Romualdo
  • José Livia Torino
  • Elvira Ordóñez
  • Ulises Valencia
  • Julio Aponte
CUATRO
  • Jorge Eduardo Eielson
  • Luis Hernández
  • Angel Yzquierdo Duclós
  • Roberto Rosario
  • Filonino Catalina
CINCO
  • Javier Sologuren
  • Jorge Pimentel
  • Cecilia Izquierdo Ríos
SEIS
  • Enrique Peña Barrenechea
  • Carlos Garayar
  • Max Dextre
  • Miguel Angel Zapata
  • Celia Flores
SIETE
  • Poetas del Asfalto o
    Poesía Beat
    del Jirón Quilca
OCHO
  • Yolanda Westphalen
  • Armando Arteaga
  • Jorge Espinoza Sanchez
  • Porfirio Mamani Macedo
NUEVE
  • Carlos Germán Belli
  • María Emilia Cornejo
  • Oscar Málaga
  • Miguel Ildefonso
DIEZ
  • Sebastian Salazar Bondy
  • Leopoldo Chariarse
  • Carlos Zúñiga Segura
  • Cesáreo Martinez
  • Olga Manyari Rey de Córdova
  • Carlos A. Guevara Morán
ONCE
  • Magda Portal
  • Rodolfo Hinostroza
  • José Watanabe
  • Carlos Olivera
DOCE
  • Mario Razzeto
  • César Toro Montalvo
  • Luis Valdés Pallete
  • Carlos Wetherman
TRECE
  • Blanca Varela
  • Juan Cristóbal
  • Félix Puescas Montero
  • Samantha Berger
CATORCE
  • Esther M. Allison
  • Antonio Cisneros
  • Mirko Lauer
  • Carlos Portocarrero
QUINCE
  • Luis Nieto
  • César Calvo
  • Alonso Ruiz Rosas
  • Alida Castañeda Guerra
  • Josefina Barron
DIECISEIS
  • Luis Valle Goycochea
  • Manuel Morales
  • Delia Vargas Machuca
  • Ana María Intili
  • Frank Otero Luque
DIECISIETE
  • Reynaldo Naranjo
  • Feliciano Mejía
  • Vladimir Herrera
  • Hernán Hurtado Trujillo
DIECIOCHO
  • Abraham Valdelomar
  • José Cerna
  • Alejandro Medina Bustinza
  • Juan Carlos de la Fuente
DIECINUEVE
  • Manuel Moreno Jimeno
  • Manuel A. Rodriguez
  • Nelson Castañeda
  • Mapy Kruger
  • Héctor Ñaupari
VEINTE
  • Emilio Adofo Westphalen
  • Catalina Recavarren
  • Rosella di Paolo
  • Alberto Gonzales Alcántara
VEINTIUNO
  • Alejandro Peralta
  • Leo Zelada
  • Ladislao Plasencki
  • Willy Gómez Migliaro
  • Isabella Fendi
VEINTIDOS
  • Arturo Corcuera
  • Winston Orrillo
  • Alberto Valcarcel
  • Federico Torres
  • Gustavo Zorrilla
VEINTITRES
  • Samuel Velarde
  • Percy Gibson
  • Alberto Hidalgo
  • Giovanna Pollarolo
  • Raúl Heraud
VEINTICUATRO
  • Antenor Samaniego
  • José Luis Ayala
  • Sandro Chiri
  • Oscar Aguirre Méndiz
VEINTICINCO
  • Leonidas Yerovi
  • Florencia del Río
  • Tulio Mora
  • Frank Herbert Alfaro
VEINTISEIS
  • Marco Martos
  • Abelardo Sánchez León
  • Roger Santivañez
  • Rodolfo Pacheco
VEINTISIETE
  • José María Arguedas
  • Ricardo Silva Santisteban
  • Nilton Santiago
  • Vedriano Lozano Achuy
VEINTIOCHO
  • Alberto Ureta
  • Francisco Carrillo
  • Eduardo Chirinos
  • Víctor Guillén
VEINTINUEVE
  • Gustavo Valcárcel
  • Rocío Silva Santisteban
  • Josefina Jimenez
  • Carlos guevara Moran
  • Alessandra Tenorio
TREINTA
  • Luis Fabio Xammar
  • Juan Ramítez Ruíz
  • Héctor Rosas Padilla
  • Marcela Robles
TREINTIUNO
  • Augusto Tamayo Vargas
  • Guillermo Mercado
  • Marita Troiano
  • Rodolfo Ybarra
  • Virginia Macías Torres
TREINTIDOS
  • Ricardo Palma
  • Augusto Elmore
  • Carlos López Degregori
  • Rosina Valcarcel
  • Luzgardo Medina Egoavil
TREINTA Y TRES
  • Federico Barreto
  • Nelly Fonseca Recavarren
  • Chrystian Zegarra Benites
TREINTA Y CUATRO
  • César Moro
  • Carolina O. Fernández
  • Víctor Coral
  • Serapio Bajalqui Mitma
TREINTA Y CINCO
  • Xavier Abril
  • Lola Thorne
  • José Luis Grados
  • Enrique Carbajal
TREINTA Y SEIS
  • Ricardo Peña Barrenechea
  • Juan Ojeda
  • Roxana Crisólogo
  • Fransiles Gallardo
TREINTA Y SIETE
  • Manuel Scorza
  • Livio Gómez
  • Roger Casalino Castro
  • Gaby Arce Muñoz
TREINTA Y OCHO
  • Federico Sassone
  • Lily Moral
  • Patricia del Valle
  • Elisa Fuenzalida
TREINTA Y NUEVE
  • César Vallejo
  • Carlos Reyes Ramirez
  • Ana María Falconí
  • Rolando Sifuentes



Página hecha con:
block de notas
Notepad++



	   (QUISIERA PERDERME DE MI MISMA)



		   Magda Portal



		Quisiera perderme de mí misma

	limbo de mi pensamiento

	y haber perdido la mirada angustiosa

	de mis ojos

	para los pasos arrebatados por la muerte



	Perderme de los hilos tensos

	que el corazón tiende a los cuatro

	puntos cardinales de la vida



	Saltar el círculo que me aprisiona

	y en el que se debate

		serpiente cercada de llamas

	mi juventud inútil



	Perderse!    Tendido vuelo

	por sobre las agujas de las ciudades

	más altas    por sobre el mar

	como un globo cargado de oxígeno

	que sueltan a merced de los vientos



	L e j o s Más allá de todas las distancias



		L e j o s  d e  m í


		     RELATO DE OTELO



		    	

Rodolfo Hinostroza

Sí, te amo! Y cuando no te amo vuelve otra vez el Caos. Shakespeare. "...Cierta vez, en Alepo, sí, fue en Aleppo donde me desgracié con ese turco circunso: le ceñí con sus propias babas, y su lengua morada escupió las plegarias, y así salvé mi vida. Esta vida que tan poco valía, y que hoy pesa en tus manos como un cofre de ébano. Signorina. Aunque yo caiga tumbado sobre un sueño de paz roto por las matracas de la guerra, nada se habrá perdido si es que no te he perdido. Aunque yo caiga sobre los amargos tablones del recuerdo, y recoja el final de la experiencia, y encuentre que sólo es un ave mojada, y el término y sentido de este viaje se extravíen como arras oxidadas de algo que no ocurrió, nada se habrá perdido si he logrado hacerme amar por ti. "Moro! por quién has combatido". "Moro! Para qué has combatido", me gritaron los jinetes ociosos viéndome hablar contigo. Y en verdad, Signorina, después de este feroz ascenso de flecha malherida, he vuelto la cabeza por ver a quién servía, y no he encontrado a nadie. Pero los tuyos escupen a escondidas cuando paso, y los míos me niegan, y ese callado impulso de grandeza que me arrancó de esclavos y galeras ha cesado, y es como si de pronto, en la alta noche el rumor del mar cesara, despertándonos, y el helado temor y la premonición trepasen la garganta como arañas. Hacia Chipre, una vez, un insolente rubio me dijo que yo apestaba a rata. No pude sino herirlo y entonces me arrojaron del barco, y quedé solo otra vez, por mi olor, por mi piel, por esta mi mirada que ahuyenta a los buhos. Y quedé solo después de haber contado una penosa historia de brutalidad y miseria, de espanto y gargajos, y una avidez de amor arriba de la piel, debajo de la piel tensa como un tatuaje, Signorina..."

	CUATRO MUCHACHAS ALREDEDOR DE UNA MANZANA

			     

		    

José Watanabe

La música de Susana tocaba las lujuriosas fibras Wallace Stevens La manzana es alianza del hombre y su deseo. Y así perdura bajo mis uñas, inacabable en estridencia de la guitarra. Pienso en la frente del viejo Beethoven que he propuesto como una pausa; pero la manzana acecha y codicia en silencio     el viejo fuego en la risa demasiado suelta de cuatro muchachas que hacen del fuego juego de entrega, juego y juego     que me obligan a parapetos que me humillan: forzo gesto que no acostumbro como sonrisas condescendientes como miradas que se refugian en los rincones. En verdad que en el asalto nunca he sido ducho, sé que mi viejo caballo está hecho para dilatadas acechanzas y ante ellas de estos tiempos de desenfado se intimida no se consume ni en hoguera ni en discordia. Celebro el rasgueo vertiginoso de la guitarra en la fonola y mientras ellas aplauden yo sueño procacidades, me miro los dedos que ya no llevan guantes para arrojar al suelo y decido mi retiro, sin discordias y a desgana, mientras va devorándose sola mi manzana.

B A B I L O N I A

Carlos Olivera

Como todos los hombres de Babilonia,
he sido procónsul; como todos, esclavos;...
Jorge Luis Borges

A ella...Babilonia.

¡Oh, Babilonia!
extraño tus calles Babilonia
donde vagaba como figura griega
con el cuerpo y los miembros desnudos
entregados al templo de una diosa
Los parques y las plazas
donde crecía el árbol del placer
circundado de ojos superpuestos
formando paredes
de granita pulpa
aún llevo
tus jardines colgados al pecho
como falso recuerdo
de tu olvidada grandeza
el Eúfrates recorre mis ojos
y el Tigris mis pulmones, oh ahogado
sediento de pureza hallada
en tus manos de concupiscencia
celestial tirrena
virgen del viento
¿Por qué no he de partir a buscarte
a la candidez del desierto?

quien no te busca,
quien no deja familia y oficio,
y parte en un viaje de arenas
por muchas vidas sin tiempo,
y entrega su vida a un frágil
trirreme,
hasta cruzar las islas del
desierto;
y se sobrepone a genios alados:
asirios y esfinges,
hasta llegar a ti,
y crear tus calles mientras las
recorre,
y descubrir tus edificios con sus
manos
como un arqueólogo de
recuerdos;
quien no te busca
es por que no conoce la flor de
tu deseo.
Y hoy yo me propongo tu dios
y toco trompetas frente a tus
muros,
y me corono sacerdote de tu tierra
y soberano de tu historia.

Ahora vuelven tus calles
al barullo de mercados fenicios,
y eres el palacio,
el vino y la fuente,
vuelves a la Grande Babilonia.


Tres

Vedriano Lozano Achuy

Las tazas sobre el mantel...
Té para tres.
Soda Stereo

1er. Movimiento: Dédalo

La noche es la cicuta que bebemos bajo nubes de neón.
El viento sopla sobre mi rostro el aroma
de la muerte.
Existe un túnel de sombras más allá de mis ojos.
He visto arder la luna entre cristales desnudos.
Oh Perséfone
devuélveme la vida de un muerto,
devuélveme el sonido de las crepitaciones sordas.
He volado sobre el sol sin quemar mis alas.

2do. Movimiento: Caronte

Regreso vencido del Hades.
El desierto se va poniendo viejo
como el fuego que se levanta a orillas del Leteo.
Me cansé de rodar.
Aquí estoy
sin saber mi nombre
¿cómo se supone que voy a vivir si no puedo sentir el tiempo?
Este lugar sigue con su hedor negro de muerte.

3er. Movimiento: Homero

Sintió ganas de llorar
al enterarse que nunca escribió nada,
que nunca fue un poeta iluminado.
Abrió sus ojos blancos y sentenció:

"Quizás la soledad es para los que madrugan.
Cada vez que cierro los ojos
me convenzo que la noche
y todo su silencio no me pertenecen.
Miro mi cara en el espejo para saber quien soy".

Posludio

El polvo es parte de una historia
escrita en algún lugar de los infiernos.

De Fuegos Fatuos


Arriba
ARRIBA