banner poetas peruanos
HOME | ENSAYOS | FICCION |  MAS POETAS | ENLACES
Poetas femeninas peruanas: Blanca varela y Samantha Berger | Juan Cristobal, Felix Puescas  
PAGINA TRECE  

UNO
  • Pablo Guevara
  • Jorge Bendezú Canales
  • Alberto Vega
  • Enrique Verástegui
  • Javier Huapaya
DOS
  • Washington Delgado
  • Juan Carlos Lázaro
  • Miguel Carrillo Natteri
  • Gustavo Armijos
  • María del Cármen Ulloa
TRES
  • Alejandro Romualdo
  • José Livia Torino
  • Elvira Ordóñez
  • Ulises Valencia
  • Julio Aponte
CUATRO
  • Jorge Eduardo Eielson
  • Luis Hernández
  • Angel Yzquierdo Duclós
  • Roberto Rosario
  • Filonino Catalina
CINCO
  • Javier Sologuren
  • Jorge Pimentel
  • Cecilia Izquierdo Ríos
SEIS
  • Enrique Peña Barrenechea
  • Carlos Garayar
  • Max Dextre
  • Miguel Angel Zapata
  • Celia Flores
SIETE
  • Poetas del Asfalto o
    Poesía Beat
    del Jirón Quilca
OCHO
  • Yolanda Westphalen
  • Armando Arteaga
  • Jorge Espinoza Sanchez
  • Porfirio Mamani Macedo
NUEVE
  • Carlos Germán Belli
  • María Emilia Cornejo
  • Oscar Málaga
  • Miguel Ildefonso
DIEZ
  • Sebastian Salazar Bondy
  • Leopoldo Chariarse
  • Carlos Zúñiga Segura
  • Cesáreo Martinez
  • Olga Manyari Rey de Córdova
  • Carlos A. Guevara Morán
ONCE
  • Magda Portal
  • Rodolfo Hinostroza
  • José Watanabe
  • Carlos Olivera
DOCE
  • Mario Razzeto
  • César Toro Montalvo
  • Luis Valdés Pallete
  • Carlos Wetherman
TRECE
  • Blanca Varela
  • Juan Cristóbal
  • Félix Puescas Montero
  • Samantha Berger
CATORCE
  • Esther M. Allison
  • Antonio Cisneros
  • Mirko Lauer
  • Carlos Portocarrero
QUINCE
  • Luis Nieto
  • César Calvo
  • Alonso Ruiz Rosas
  • Alida Castañeda Guerra
  • Josefina Barron
DIECISEIS
  • Luis Valle Goycochea
  • Manuel Morales
  • Delia Vargas Machuca
  • Ana María Intili
  • Frank Otero Luque
DIECISIETE
  • Reynaldo Naranjo
  • Feliciano Mejía
  • Vladimir Herrera
  • Hernán Hurtado Trujillo
DIECIOCHO
  • Abraham Valdelomar
  • José Cerna
  • Alejandro Medina Bustinza
  • Juan Carlos de la Fuente
DIECINUEVE
  • Manuel Moreno Jimeno
  • Manuel A. Rodriguez
  • Nelson Castañeda
  • Mapy Kruger
  • Héctor Ñaupari
VEINTE
  • Emilio Adofo Westphalen
  • Catalina Recavarren
  • Rosella di Paolo
  • Alberto Gonzales Alcántara
VEINTIUNO
  • Alejandro Peralta
  • Leo Zelada
  • Ladislao Plasencki
  • Willy Gómez Migliaro
  • Isabella Fendi
VEINTIDOS
  • Arturo Corcuera
  • Winston Orrillo
  • Alberto Valcarcel
  • Federico Torres
  • Gustavo Zorrilla
VEINTITRES
  • Samuel Velarde
  • Percy Gibson
  • Alberto Hidalgo
  • Giovanna Pollarolo
  • Raúl Heraud
VEINTICUATRO
  • Antenor Samaniego
  • José Luis Ayala
  • Sandro Chiri
  • Oscar Aguirre Méndiz
VEINTICINCO
  • Leonidas Yerovi
  • Florencia del Río
  • Tulio Mora
  • Frank Herbert Alfaro
VEINTISEIS
  • Marco Martos
  • Abelardo Sánchez León
  • Roger Santivañez
  • Rodolfo Pacheco
VEINTISIETE
  • José María Arguedas
  • Ricardo Silva Santisteban
  • Nilton Santiago
  • Vedriano Lozano Achuy
VEINTIOCHO
  • Alberto Ureta
  • Francisco Carrillo
  • Eduardo Chirinos
  • Víctor Guillén
VEINTINUEVE
  • Gustavo Valcárcel
  • Rocío Silva Santisteban
  • Josefina Jimenez
  • Carlos guevara Moran
  • Alessandra Tenorio
TREINTA
  • Luis Fabio Xammar
  • Juan Ramítez Ruíz
  • Héctor Rosas Padilla
  • Marcela Robles
TREINTIUNO
  • Augusto Tamayo Vargas
  • Guillermo Mercado
  • Marita Troiano
  • Rodolfo Ybarra
  • Virginia Macías Torres
TREINTIDOS
  • Ricardo Palma
  • Augusto Elmore
  • Carlos López Degregori
  • Rosina Valcarcel
  • Luzgardo Medina Egoavil
TREINTA Y TRES
  • Federico Barreto
  • Nelly Fonseca Recavarren
  • Chrystian Zegarra Benites
TREINTA Y CUATRO
  • César Moro
  • Carolina O. Fernández
  • Víctor Coral
  • Serapio Bajalqui Mitma
TREINTA Y CINCO
  • Xavier Abril
  • Lola Thorne
  • José Luis Grados
  • Enrique Carbajal
TREINTA Y SEIS
  • Ricardo Peña Barrenechea
  • Juan Ojeda
  • Roxana Crisólogo
  • Fransiles Gallardo
TREINTA Y SIETE
  • Manuel Scorza
  • Livio Gómez
  • Roger Casalino Castro
  • Gaby Arce Muñoz
TREINTA Y OCHO
  • Federico Sassone
  • Lily Moral
  • Patricia del Valle
  • Elisa Fuenzalida
TREINTA Y NUEVE
  • César Vallejo
  • Carlos Reyes Ramirez
  • Ana María Falconí
  • Rolando Sifuentes
CUARENTA
  • Pedro Escribano
  • Ruth Hurtado
  • Silvia Ortiz
CUARENTIUNO
  • Gloria Cáceres
  • Bernardo Rafael Alvarez>
  • Miguel Urbizagástegui



DOS POEMAS DE:
BLANCA VARELA

DESTIEMPO



I

Se fue el día,
las escamas del sueño giran.

Todo desciende,
la noche es el tedio.
En el desierto, a oscuras,
temerosa del amor
la ostra llora a solas.
Caen las lívidas hojas de tu frente,
te alejas, negra burbuja sin destino.
Se abren súbitamente mil calles,
arrecifes en llamas
retienen tu cuerpo helado como una lágrima,
nada te hiere,
el coral clava su garra en tu sombra,
tu sangre se desliza, inunda praderas,
salta de las ventanas como un rojo sonido
todo esto no es sino el Otoño.

II
Estréchame las manos,
la única luz que nos queda,
no me dejes olvidada
en la cima de una ola.

Aléjate. Aparten ese frío paisaje de cipreces,
escombren esos náufragos que ocultan el horizonte
La vida es una noticia conmovedora.

Atravieso el desierto,
la terrible fiesta en el centro de
un cielo derribado.
Estoy casi olvidando.

     Ese puerto existe, Lima 1959.

NADIE NOS DICE

Nadie nos dice cómo
voltear la cara contra la pared
y
morirnos sencillamente
así como lo hicieron el gato
o el perro de la casa
o el elefante
que caminó en pos de su agonía
como quien va
a una impostergable ceremonia
batiendo orejas
al compás
del cadencioso resuello
de su trompa
sólo en el reino animal
hay ejemplares de tal
comportamiento
cambiar el paso
acercarse
y oler lo ya vivido
y dar la vuelta
sencillamente
dar la vuelta




		   OSARIO I



		Juan Cristóbal



			       a Jorge Teillier



			1



	Cuando bebíamos las cervezas eran azules

	Con tus ojos de fresa desnuda inventabas el mar y su

					cólera incierta

	En tus largos cabellos de otoño crecían palomas

					adorando el rocío

	La soledad es más cierta que el tiempo decías

	Y la claridad de los caracoles alzaba sus sortijas de

						fuego

	Cuando bebíamos las cervezas eran azules

	Nunca tuviste una idea fija del sueño

	Tus hijos aprendieron a tirar manzanas al cielo

	Y sonreías no sin antes saber lo que era la dicha

	Buscaste la paz después del combate

	Y la lluvia reemplazó a la vida



			2



	El verano es siempre cruel para los barcos

	Nuestros ojos lo saben

	Y ninguna espiga abre su imagen pura en la tierra

	Para entender el silencio del guardián olvidado

	Las colinas verdes del cielo y los peces rojos de los

					mares del sur

	Habrán de volar como tallos heridos

	A ciudades que tengan

	Caminos y sueños con olor a venado

	Pero nada puede la aurora y el desierto renace

	Entre las flores antiguas todo estará destruído

						Igual

	A esas garzas que hunden sus manos

					De cielo

	O como esos abuelos

			Que llegan rendidos

				Después de la lluvia

					     Al galpón

						de los leños




POEMA PARA SER LEIDO
EN TONO CONFIDENCIAL


   Felix Puescas Montero

   (Para Juan Carlos Lázaro)

Yo, tú, él,
esa guitarra desvelada junto al río,
ese ruiseñor que canta
sólo para humillar a los doctos académicos,
y la nariz de aquel astro
que ahora nos sonríe
desde más allá de la última galaxia
cuando estamos aquí llorando y solazando
nuestra efímera y tal vez
última carne.
Mírame bien
porque mañana nos veremos de nuevo,
pero entonces yo ya no me llamaré Félix
ni tú te llamarás Alfa Centauro.
Lo digo yo
porque anoche caí otra vez en la rueda
de las infinitas muertes y resurrecciones.




		LEJOS DE LA TIERRA



	  	  Samantha Berger



			Contemplé tanto la belleza,

		 	 Que mi visión le pertenece

		  	  Konstantinos Kavafis



	Súbitamente descubro en tu cuerpo mis líneas,

	como el reflejo silencioso de una imagen delirante

	como el susurro suplicante de palabras sofocadas

	súbitamente

	te propongo absoluta,

	y redundando,

	rindo culto a los murmullos de una estrella sumergida



	Mujer terrestre

		Mujer museo

			Mujer delirio



	Mujer estruendo



	Desde estos nardos desvalidos te propongo imperturbable,

	tan levemente develada

	que te respiro cuando surges,

	tan levemente resurgiendo

	que te respiro cuando emerges

	cuando te sueñas

    	   imperfecta y sugerida



	disonante nínfula de acero.