banner poetas peruanos
HOME | ENSAYOS | FICCION |  MAS POETAS | ENLACES
Augusto Tamayo Vargas en su poema Voces que Rondan el Hotel. Poema erótico de Marita Troiano Desmesurada   
incongruencia. Se completa la página con poemas del vate arequipeño Guillermo Mercado con su Canto  
al Titicaca. Y también tenemos poemas de Virginia Macías Torres y Rodolfo Ybarra  
PAGINA TREINTIUNO  
Antivirus para su PC
Pruebe un mes gratis

Banner_Provides_live_expert_help version2 120x600

Página hecha con:
block de notas
Block de notas


VOCES QUE RONDAN EL HOTEL

Augusto Tamayo Vargas


Las voces en círculo

asedian mi tristeza

	rondan

		rondan

rondan

	rondan

Yo tengo una en la mano

y se me vuela

Palomas asustadas

rompen barreras de papel

de satélites amarrados al cielo

dulces arrullos

en la música del teléfono

y ferrovías sin presagio

en vacíos del ala ya perdida

	rondan

rondan		rondan

	rondan

Las siento caminar dentro del pulso

acaricio su sombra

estoy tras de la trampa que me he puesto

y se han ido

		Se

		han

		ido!

No sirve el vino rojo de Toscana

guardado en Nueva York

Ni la oración en San Patricio

Ni las aguas de lila en el crepúsculo



Ni soñar hoteles ni cafés

cual si fueran hogares que me aguardan

porque se vuelven tumbas

como aquella que tengo tan de cerca

Sólo voces:

	el correo que arriba

	el tren que marcha

	el timbre que te envuelve

	el murmullo silente en mi cabeza

	rondan

rondan		rondan

	rondan

volando en mi tristeza

MI CANTO AL TITICACA

Guillermo Mercado Barroso

Lago sagrado,
algo vieron los abuelos callados y taciturnos,
en la profundidad de tu sueño,
cuando dijeron y hablaron
que de tu vientre de espumas
salieron los fundadores
de un inmenso Imperio de Oro.

Algo vieron los abuelos en tus ojeras azules
cuando dijeron y hasta los cerros hablaron
que rubias vírgenes del Sol lloraban aprisionadas
en tu palacio de agua.

Viejo Lago, Padre nuestro,
barbado de áureas leyendas,
ahora las tardes cual novias
besan tus sienes heladas,
y prenden de música tu alma,
cuando hacen vibrar en las cumbres
los charangos lloradores
de tus crepúsculos.

Ahora, tu hondo silencio es la suma
de esos silencios que crecen
en los que aman, crean y piensan
sobre la tierra.

Y en tu espejo progidioso,
la Luna atraviada de nubes
se mira en él y se siente
una dama de aventuras,
mientras las chicas del pueblo
asomadas a tu ronda,
desde el cerco de sus senos,
sueltan a la paloma serrana
de su melancolía.

En tu orilla, los pechos desnudos
que entregan sus esperanzas
en las manos marineras de tus vientos,
desembarcan la carga de tus sueños
y beben tus horizontes.

Viejo Lago,
Abuelo de la tristeza indígena
que solloza a veces lejos
en un paraje de mi alma,
o se emborracha, baila y canta
en la poblada de mis palabras.

DESMESURADA INCONGRUENCIA

Marita Troiano

GODOFREDO de Buillón archiduque de Lorena
y jefe de la primera Cruzada liberó Jerusalén
con un vestido glauco, dos halcones al hombro,
cien mil trescientos hombres hechos trizas y
un escudero agnóstico oliendo a sándalo de Persia
Su mujer [anónima por cierto], quedóse en casa
presa y ardiendo en la concupiscencia
Envueltas sus partes más sensibles en un cinturón
negro de cuero de elefante y doce aplicaciones de turquesas
sellando su abstinencia un candado de hierro revestido
en goma arábiga y marfil

La noble dama en soledad por tanto tiempo
[y extrañando compases en su lecho]
dedicóse con ahínco a la lésbica pasión
con amables doncellas de su corte,
aldeanas vanguardistas y esposas
de señores matamoros sufriendo la misma situación

Al otro lado del planeta, Idimulk el monarca de Byblos
alardeando alfabeto y moralina envía radiograma urgente
a Steve Cowley editor del Washington Post
A Miriam Krimberg de sociales del New York Times
A pierre laurie de Le Figaro [en la nota editorial]
A Francisco Gayo ex obispo gaditano periodista de El País
(amén de otros notables en el negocio de la comunicación)
E informa el rey en dos cuartillas avatares del guerrero
luchando en tierra infiel
Y en tres páginas centrales, en cursiva y puntaje dieciséis
detalla escándalos por permanente roce de candados
en el lecho sediento pleno de luna y derrumbadas olas
de su sáfica mujer

La noticia vuela con el viento alrededor del orbe
Sin embargo los bantúes, una comunidad alemana del Pozuzo
y un ateo iluminado que talla piedras marinas al norte del Perú
No se enteran del cristianísimo evento ni del nacer del alfabeto
en Byblos menos aún de las "atroces" faltas cometidas por
el pubis de Madame de De Buillon

[al parecer los bantúes, el ateo iluminado y la comunidad teutona del Pozuzo
consideran que el misoneísmo no es su asunto]


La noticia de Idimulk además releva el hecho que
la Duquesa de Lorena y en ausencia de su esposo
Se atrevió a redecorar sus aposentos [y a ella misma]
toda en rojo
Inspirada en el partido bolchevique
O tal vez
en la Odalisca de Matisse.
De: Antología Poética Yacana

XVIII

Rodolfo Ybarra

Pájaros metálicos surcan el firmamento
rasgan el cielo en tiras y rafias de neón.

Rescato a un niño de su propia trampa
soy tan pequeño ante el dolor
tan miserable ante la angustia
que piojos y moscas podrían matarme
herido ayudo y soporto el látigo de gárgolas.

Espacio y tiempo son coordenadas que nunca
podré descifrar.

La tierra abre su boca y me traga con un bostezo
¿Qué hago aquí dios de la mirada atroz?
¿Sobreviviré al genocidio de los tiempos?
Mis alas se agitan cuando caigo al centro del universo.
Miles de cabezas claman horrorizadas en los sótanos
del sueño.

de: Construcción del Minotauro

SANTIAGO

Virginia Macías Torres

Suena 'California Dreamin' y te veo con esos rizos ese aire azulado como el
color de tus jeans
como apostol de una secta clandestina ojos café bailando entre las cajas
rotas de ese garaje
con tu película en sepia sobre tu historia perseguido ligero amable como
partisano en día de tregua
el acontecimiento estético era una sucesión de escenas en negro y rojo
matizadas por su expresión mental
te deslizabas en las noches por la ciudad
paralizada con tu pan frío y tu libreta de notas un dibujo de Matisse podías ser tú
veo tu cara sonrojada lo más admirable una ráfaga de viento y humo se
colaba en tu perfil
esa manera de besar me recuerda a los personajes de Rohmer y a las
canciones de los punk
besándonos subíamos escaleras buscando objetos extraños carteles de cine
alguna pintura sorprendente
te apegabas a los pasadizos escribías apuntes de la ciudad nocturna
saltabas desde tu propio miedo
yo estaba en tu extraño corazón y en tu mirada peregrina me quedé.


subir página
ARRIBA