banner poetas peruanos
HOME | ENSAYOS | FICCION |  MAS POETAS | ENLACES
Poetas peruanos contemporáneos - Poemas: Tupac Amaru y A otra cosa de Alejandro Romualdo completan  
esta página los poetas Elvira Ordoñez, Ulises Valencia José Livia Torino y Julio Aponte  
PAGINA TRES  
Vestidos para novias variados modelos
A-line V-neck Chiffon Ruffles,flowers Bridsmaid Dress - $79.00
Vestido de novia chifon - moda mundial
compre por Internet fácil

MAS POETAS AQUI:
UNO
  • Pablo Guevara
  • Jorge Bendezú Canales
  • Alberto Vega
  • Enrique Verástegui
  • Javier Huapaya
DOS
  • Washington Delgado
  • Juan Carlos Lázaro
  • Miguel Carrillo Natteri
  • Gustavo Armijos
  • María del Cármen Ulloa
TRES
  • Alejandro Romualdo
  • José Livia Torino
  • Elvira Ordóñez
  • Ulises Valencia
  • Julio Aponte
CUATRO
  • Jorge Eduardo Eielson
  • Luis Hernández
  • Angel Yzquierdo Duclós
  • Roberto Rosario
  • Filonino Catalina
CINCO
  • Javier Sologuren
  • Jorge Pimentel
  • Cecilia Izquierdo Ríos
SEIS
  • Enrique Peña Barrenechea
  • Carlos Garayar
  • Max Dextre
  • Miguel Angel Zapata
  • Celia Flores
SIETE
  • Poetas del Asfalto o
    Poesía Beat
    del Jirón Quilca
OCHO
  • Yolanda Westphalen
  • Armando Arteaga
  • Jorge Espinoza Sanchez
  • Porfirio Mamani Macedo
NUEVE
  • Carlos Germán Belli
  • María Emilia Cornejo
  • Oscar Málaga
  • Miguel Ildefonso
DIEZ
  • Sebastian Salazar Bondy
  • Leopoldo Chariarse
  • Carlos Zúñiga Segura
  • Cesáreo Martinez
  • Olga Manyari Rey de Córdova
  • Carlos A. Guevara Morán
ONCE
  • Magda Portal
  • Rodolfo Hinostroza
  • José Watanabe
  • Carlos Olivera
DOCE
  • Mario Razzeto
  • César Toro Montalvo
  • Luis Valdés Pallete
  • Carlos Wetherman
TRECE
  • Blanca Varela
  • Juan Cristóbal
  • Félix Puescas Montero
  • Samantha Berger
CATORCE
  • Esther M. Allison
  • Antonio Cisneros
  • Mirko Lauer
  • Carlos Portocarrero
QUINCE
  • Luis Nieto
  • César Calvo
  • Alonso Ruiz Rosas
  • Alida Castañeda Guerra
  • Josefina Barron
DIECISEIS
  • Luis Valle Goycochea
  • Manuel Morales
  • Delia Vargas Machuca
  • Ana María Intili
  • Frank Otero Luque
DIECISIETE
  • Reynaldo Naranjo
  • Feliciano Mejía
  • Vladimir Herrera
  • Hernán Hurtado Trujillo
DIECIOCHO
  • Abraham Valdelomar
  • José Cerna
  • Alejandro Medina Bustinza
  • Juan Carlos de la Fuente
DIECINUEVE
  • Manuel Moreno Jimeno
  • Manuel A. Rodriguez
  • Nelson Castañeda
  • Mapy Kruger
  • Héctor Ñaupari
VEINTE
  • Emilio Adofo Westphalen
  • Catalina Recavarren
  • Rosella di Paolo
  • Alberto Gonzales Alcántara
VEINTIUNO
  • Alejandro Peralta
  • Leo Zelada
  • Ladislao Plasencki
  • Willy Gómez Migliaro
  • Isabella Fendi
VEINTIDOS
  • Arturo Corcuera
  • Winston Orrillo
  • Alberto Valcarcel
  • Federico Torres
  • Gustavo Zorrilla
VEINTITRES
  • Samuel Velarde
  • Percy Gibson
  • Alberto Hidalgo
  • Giovanna Pollarolo
  • Raúl Heraud
VEINTICUATRO
  • Antenor Samaniego
  • José Luis Ayala
  • Sandro Chiri
  • Oscar Aguirre Méndiz
VEINTICINCO
  • Leonidas Yerovi
  • Florencia del Río
  • Tulio Mora
  • Frank Herbert Alfaro
VEINTISEIS
  • Marco Martos
  • Abelardo Sánchez León
  • Roger Santivañez
  • Rodolfo Pacheco
VEINTISIETE
  • José María Arguedas
  • Ricardo Silva Santisteban
  • Nilton Santiago
  • Vedriano Lozano Achuy
VEINTIOCHO
  • Alberto Ureta
  • Francisco Carrillo
  • Eduardo Chirinos
  • Víctor Guillén
VEINTINUEVE
  • Gustavo Valcárcel
  • Rocío Silva Santisteban
  • Josefina Jimenez
  • Carlos guevara Moran
  • Alessandra Tenorio
TREINTA
  • Luis Fabio Xammar
  • Juan Ramítez Ruíz
  • Héctor Rosas Padilla
  • Marcela Robles
TREINTIUNO
  • Augusto Tamayo Vargas
  • Guillermo Mercado
  • Marita Troiano
  • Rodolfo Ybarra
  • Virginia Macías Torres
TREINTIDOS
  • Ricardo Palma
  • Augusto Elmore
  • Carlos López Degregori
  • Rosina Valcarcel
  • Luzgardo Medina Egoavil
TREINTA Y TRES
  • Federico Barreto
  • Nelly Fonseca Recavarren
  • Chrystian Zegarra Benites
TREINTA Y CUATRO
  • César Moro
  • Carolina O. Fernández
  • Víctor Coral
  • Serapio Bajalqui Mitma
TREINTA Y CINCO
  • Xavier Abril
  • Lola Thorne
  • José Luis Grados
  • Enrique Carbajal
TREINTA Y SEIS
  • Ricardo Peña Barrenechea
  • Juan Ojeda
  • Roxana Crisólogo
  • Fransiles Gallardo
TREINTA Y SIETE
  • Manuel Scorza
  • Livio Gómez
  • Roger Casalino Castro
  • Gaby Arce Muñoz
TREINTA Y OCHO
  • Federico Sassone
  • Lily Moral
  • Patricia del Valle
  • Elisa Fuensalida
TREINTA Y NUEVE
  • César Vallejo
  • Carlos Reyes Ramirez
  • Ana María Falconí
  • Rolando Sifuentes


DOS POEMAS DE
ALEJANDRO ROMUALDO

   A OTRA COSA

Basta ya de agonía. No me importa
la soledad, la angustia ni la nada.
Estoy harto de escombros y de sombras.
Quiero salir al sol. Verle la cara
al mundo. Y a la vida que me toca,
quiero salir, al son de una campana
que eche a volar olivos y palomas.
Y ponerme, después, a ver qué pasa

con tanto amor. Abrir una alborada
de paz, en paz con todos los mortales,
Y penetre el amor en las entrañas
del mundo. Y hágase la luz a mares.

Déjense de sollozos y peleen
para que los señores sean hombres.
Tuérzanle el llanto a la melancolía.
Llamen siempre a las cosas por su nombres.

Avívense la vida. Dense prisa.
Esta es la realidad. Y esta es la hora
de acabar de llorar mustios collados,
campos de soledad. ¡A otra cosa!
Basta ya de gemidos. No me importa
la soledad de nadie. Tengo ganas
de ir por el sol. Y al aire de este mundo
abrir, de paz en paz, una esperanza.


CANTO CORAL A TUPAC AMARU
QUE ES LA LIBERTAD

Yo ya no tengo paciencia
para aguantar todo esto.
Micaela Bastidas

Lo harán volar
con dinamita. En masa,
lo cargarán, lo arrastrarán. A golpes
le llenarán de pólvora la boca.
Lo volarán:
¡Y no podrán matarlo!

Lo pondrán de cabeza. Arrancarán
sus deseos, sus dientes y sus gritos.
Lo patearán a toda furia. Luego
lo sangrarán:
¡Y no podrán matarlo!

Coronarán con sangre su cabeza;
sus pómulos con golpes. Y con clavos
sus costillas. Le harán morder el polvo.
Lo golpearán:
¡Y no podrán matarlo!

Le sacarán los sueños y los ojos.
Querrán descuartizarlo grito a grito.
Lo escupirán. Y a golpe de matanza
lo clavarán:
¡Y no podrán matarlo!

Lo pondrán en el centro de la plaza,
boca arriba, mirando al infinito.
Le amarrarán los miembros. A la mala
tirarán: ¡Y no podrán matarlo!

Querrán volarlo y no podrán volarlo.
Querrán romperlo y no podrán romperlo.
Querrán matarlo y no podrán matarlo.

Querrán descuartizarlo, triturarlo,
mancharlo, pisotearlo, desalmarlo.

Querrán volarlo y no podrán volarlo.
Querrán romperlo y no podrán romperlo.
Querrán matarlo y no podrán matarlo.

Al tercer día de los sufrimientos,
cuando se crea todo consumado
gritando ¡Libertad! sobre la tierra,
ha de volver.
¡Y no podrán matarlo!



		II



	José Livia Torino



	Emergente voluntad de unción dolorosa

	Gravidez hecha función generadora de rocíos

	Fluidez de jardines uniformes

entre el ensamblaje de las flores mecánicas

	Y los jardines a desnivel del corazón proscrito



	Tu nombre,

	sucesión de letras en procesión limeña

	alfabeto infinintesimal que se adentra

a la ronda del eco con la alondra

	Tu nombre,

	aviso luminoso de todas las novelas

	de todas las avenidas inauguradas en septiembre

	de todos los eucaliptos que no llegaron a cometas

Mientras tú marchas a travez del tiempo y del espacio

con tus pies de gacela y tu rostro enmohecido

tu nombre se desplaza en mi circulación

con la velocidad del rayo en celo al fecundar la tierra.



		III



Efímera figura levantada con el bronce del rocío

Tu bostezo genera pasión en mis olas subterráneas

Una pasión decantada y llena de matices

como el jardín principal de una vida cualquiera

que, de repente, convertimos en feriado

con sus pregones de vendedores ambulantes

-árboles circundantes en ronda hacia tus  pasos-

con sus olores a feria de ciudad amontonada

-somos los seguidores del carbono catorcee-

con sus quimeras esparcidas

-en rondas nocturnas alrededor de tus hoggueras-

Encamino mis trazados por la línea horizontal

de tu figura auqénidamente cósmica

eternamente delirante

eternamente realizándose

hasta alcanzar la forma

de todas las muchedumbres en conflicto.




   HERMANDAD

   Elvira Ordoñez

A Carlos Germán Belli

Desde el hermano fondo,
cuerda viva, poeta,
corazón cimitarra,
carne viva, poeta.
Desde el hermano abrazo
raíz sol, raíz tierra,
patria cosmos poeta.
De raíz, desde viento,
desde mar, desde nube
desde eclosión y marcha,
desde celestes ubres,
hombro abrazo poeta,
honda cruz, aspas nuestras.
Desde manos trenzadas
desde llantos fundidos
desde quebrados vivas,
gritos ascuas heridos,
hondas salves poeta,
lluvia roja, arduas venas,
Desde tu dicha nuestra,
desde mi duelo nuestro,
salve aliento, salve tiempo,
salve abrazo, salve encuentro.
Unisar,
amorisar,
solizar,
tierra,
cielo,
poeta.




ROMPE EL MAR ENTRE LAS PEÑAS
   Ulises Valencia

Sus bravas aguas
Que hacen volar hacia los aires
Líquidas formas que duran un suspiro.
Un rugido entonces
De soledad, de angustia
Se deja escuchar de sus entrañas
Convulsiónase ahora la gran masa
Su fuero interno le exige libertad.
Todo es estrépito
Un miedo extraño nos invade
Ha azotado nuestro rostro
Su húmeda caricia y se ha sentido
Se ha sentido su sed de eternidad.
Las líquidas formas del alegre paisaje
Se diluyen, se oscurecen
Se hacen negras y baldosas
Una furia incontenible lo domina
Se hace ovillo, forma remolino
Loco de violencia, cae, cae y
Entre gemidos broncos ululantes corre, corre
¡Corre hasta morir raudo en las orillas!




PAJAROS DE ALAS QUEBRADAS
Julio Aponte

Amanecían degolladas las obstinadas mariposas
que volaban sin descanso a travez del sueño
de los «pájaros
de alas quebradas»
y de ojos de mirada tediosa
pájaros que van ensayando una desenfrenada locura
y caen
y van cayendo a travez de la lluvia
arrastrando sus alas al mar fangoso del olvido
sólo el hombre seguirá su rutinaria búsqueda
de los pájaros que arrastran en sus picos
un raro y espantoso maleficio
que no venga nadie que nadie venga
a esta búsqueda vana e insostenida
las mariposas mueren carbonizadas
en los hilos destruidos de los telégrafos
sólo se escucha el batir de alas de pájaros moribundos
que vuelan torpemente con sus ojos sangrantes
vuelan enloquecidos en los agujeros negros de la locura
palabras, sombras, flores que se escapan
por las notas de un piano del siglo XVIII
cuyo estruendo quema sospechosamente
las plumas de los pájaros que vuelan prendidos de una visión celeste
en las mañanas de sol las aves pasan a mirarse en el "espejo de agua"
donde se filtra una luz silenciosa
y discurren luciérnagas luminosas
súbitamente estallando sus cuerpos envueltos en llamas
permanecen en el suño gozoso de la tarde
y en el eco resquebrajado de los caracoles de mar
«El mar canta el desgarramiento de su espuma»
su canto fino delicado rompe con los hilos
dorados de una araña inexistente
en las hojas temblorosas de un hualtaco*
dos escorpiones fustigados por el sacrificio del deseo
quedan maravillados por la violencia carnal
saben que como «ostras de fuego
desaparecerán de la vida
para permanecer eternamente en la muerte»
En la tranquilidad de la noche
los alacranes escarban y escarban
con sus uñas los espacios
del sueño
descienden tumultuosamente
se precipitan al abismo
y permanecen mudos en el descendimiento de una lágrima
que rueda
cantando
el himno al amor
o la canción del herrero del alba.

* Arbol de madera dura que crece en la zona tropical de la costa norte del Perú.