banner poetas peruanos
HOME | ENSAYOS | FICCION |  MAS POETAS | ENLACES
Del libro Katatay del escritor peruano José María Arguedas, una oda a Guayasamin en quechua   
y poema Katatay, Temblor. También el poema "Poiesis" de Ricardo Silva Santisteban: "/ Persigo    
la implacable sucesión de lo concreto /" y se completa la página con el poeta Nilton Santiago   
PAGINA VEINTISIETE  

EL INFORMAL
por Rolando Sifuentes

Novela El Informal de Rolando Sifuentes NOVELA URBANA
La historia del Informal transcurre en la Lima de mediados de la década de 1990, cuando la política económica Neo-liberal provoca gran desocupación en la población. Este es el caso de Gonzalo, el personaje principal de la novela quien, al igual que sus amigos y familiares, se ve obligado a emprender la nueva tarea de crear él mismo su propio trabajo o morir. Es cuando se pone a prueba la bondad del Hombre, se descubre al verdadero amigo y también se aprende a valorar al verdadero amor y cuan duradero es en tiempo de crisis.
La novela es impresa en Estados Unidos por Lulu Press Inc bajo el sistema En Demanda. Para mayor información, y oportunidad para leer las primeras 10 páginas, hacer click en:

Support independent publishing: Buy this book on Lulu.


MAS POETAS AQUI:
UNO
  • Pablo Guevara
  • Jorge Bendezú Canales
  • Alberto Vega
  • Enrique Verástegui
  • Javier Huapaya
DOS
  • Washington Delgado
  • Juan Carlos Lázaro
  • Miguel Carrillo Natteri
  • Gustavo Armijos
  • María del Cármen Ulloa
TRES
  • Alejandro Romualdo
  • José Livia Torino
  • Elvira Ordóñez
  • Ulises Valencia
  • Julio Aponte
CUATRO
  • Jorge Eduardo Eielson
  • Luis Hernández
  • Angel Yzquierdo Duclós
  • Roberto Rosario
  • Filonino Catalina
CINCO
  • Javier Sologuren
  • Jorge Pimentel
  • Cecilia Izquierdo Ríos
SEIS
  • Enrique Peña Barrenechea
  • Carlos Garayar
  • Max Dextre
  • Miguel Angel Zapata
  • Celia Flores
SIETE
  • Poetas del Asfalto o
    Poesía Beat
    del Jirón Quilca
OCHO
  • Yolanda Westphalen
  • Armando Arteaga
  • Jorge Espinoza Sanchez
  • Porfirio Mamani Macedo
NUEVE
  • Carlos Germán Belli
  • María Emilia Cornejo
  • Oscar Málaga
  • Miguel Ildefonso
DIEZ
  • Sebastian Salazar Bondy
  • Leopoldo Chariarse
  • Carlos Zúñiga Segura
  • Cesáreo Martinez
  • Olga Manyari Rey de Córdova
  • Carlos A. Guevara Morán
ONCE
  • Magda Portal
  • Rodolfo Hinostroza
  • José Watanabe
  • Carlos Olivera
DOCE
  • Mario Razzeto
  • César Toro Montalvo
  • Luis Valdés Pallete
  • Carlos Wetherman
TRECE
  • Blanca Varela
  • Juan Cristóbal
  • Félix Puescas Montero
  • Samantha Berger
CATORCE
  • Esther M. Allison
  • Antonio Cisneros
  • Mirko Lauer
  • Carlos Portocarrero
QUINCE
  • Luis Nieto
  • César Calvo
  • Alonso Ruiz Rosas
  • Alida Castañeda Guerra
  • Josefina Barron
DIECISEIS
  • Luis Valle Goycochea
  • Manuel Morales
  • Delia Vargas Machuca
  • Ana María Intili
  • Frank Otero Luque
DIECISIETE
  • Reynaldo Naranjo
  • Feliciano Mejía
  • Vladimir Herrera
  • Hernán Hurtado Trujillo
DIECIOCHO
  • Abraham Valdelomar
  • José Cerna
  • Alejandro Medina Bustinza
  • Juan Carlos de la Fuente
DIECINUEVE
  • Manuel Moreno Jimeno
  • Manuel A. Rodriguez
  • Nelson Castañeda
  • Mapy Kruger
  • Héctor Ñaupari
VEINTE
  • Emilio Adofo Westphalen
  • Catalina Recavarren
  • Rosella di Paolo
  • Alberto Gonzales Alcántara
VEINTIUNO
  • Alejandro Peralta
  • Leo Zelada
  • Ladislao Plasencki
  • Willy Gómez Migliaro
  • Isabella Fendi
VEINTIDOS
  • Arturo Corcuera
  • Winston Orrillo
  • Alberto Valcarcel
  • Federico Torres
  • Gustavo Zorrilla
VEINTITRES
  • Samuel Velarde
  • Percy Gibson
  • Alberto Hidalgo
  • Giovanna Pollarolo
  • Raúl Heraud
VEINTICUATRO
  • Antenor Samaniego
  • José Luis Ayala
  • Sandro Chiri
  • Oscar Aguirre Méndiz
VEINTICINCO
  • Leonidas Yerovi
  • Florencia del Río
  • Tulio Mora
  • Frank Herbert Alfaro
VEINTISEIS
  • Marco Martos
  • Abelardo Sánchez León
  • Roger Santivañez
  • Rodolfo Pacheco
VEINTISIETE
  • José María Arguedas
  • Ricardo Silva Santisteban
  • Nilton Santiago
  • Vedriano Lozano Achuy
VEINTIOCHO
  • Alberto Ureta
  • Francisco Carrillo
  • Eduardo Chirinos
  • Víctor Guillén
VEINTINUEVE
  • Gustavo Valcárcel
  • Rocío Silva Santisteban
  • Josefina Jimenez
  • Carlos guevara Moran
  • Alessandra Tenorio
TREINTA
  • Luis Fabio Xammar
  • Juan Ramítez Ruíz
  • Héctor Rosas Padilla
  • Marcela Robles
TREINTIUNO
  • Augusto Tamayo Vargas
  • Guillermo Mercado
  • Marita Troiano
  • Rodolfo Ybarra
  • Virginia Macías Torres
TREINTIDOS
  • Ricardo Palma
  • Augusto Elmore
  • Carlos López Degregori
  • Rosina Valcarcel
  • Luzgardo Medina Egoavil
TREINTA Y TRES
  • Federico Barreto
  • Nelly Fonseca Recavarren
  • Chrystian Zegarra Benites
TREINTA Y CUATRO
  • César Moro
  • Carolina O. Fernández
  • Víctor Coral
  • Serapio Bajalqui Mitma
TREINTA Y CINCO
  • Xavier Abril
  • Lola Thorne
  • José Luis Grados
  • Enrique Carbajal
TREINTA Y SEIS
  • Ricardo Peña Barrenechea
  • Juan Ojeda
  • Roxana Crisólogo
  • Fransiles Gallardo
TREINTA Y SIETE
  • Manuel Scorza
  • Livio Gómez
  • Róger Casalino Castro
  • Gaby Arce Muñoz
TREINTA Y OCHO
  • Federico Sassone
  • Lily Moral
  • Patricia del Valle
  • Elisa Fuensalida
TREINTA Y NUEVE
  • César Vallejo
  • Carlos Reyes Ramirez
  • Ana María Falconí
  • Rolando Sifuentes
CUARENTA
  • Pedro Escribano
  • Ruth Hurtado
  • Silvia Ortiz




Página hecha con:
Notepad++
Notepad++


POEMAS EN QUECHUA DE:
   José María Arguedas


QUE GUAYASAMIN

¿Desde qué mundo, Guayasamin, tu fuerza se levanta?
Paloma que castiga
sangre que grita.
¿Desde qué tiempos se hicieron tus ojos que descubren
los mundos que no se ven,
tus manos que el cielo incendian?
Escucha, ardiente hermano,
El tiempo del dolor,
de los días que hieren,
de la noche que hace llorar,
del hombre que come hombres,
para la eternidad lo fijaste
de modo que nadie será capaz de removerlo,
lo lanzaste no sabemos hasta qué límites.

Que llore el hombre
que beba el suavísimo aliento de la paloma
que coma el poder de los vientos,
en tu nombre.
Wayasamin es tu nombre;
el clamor de los últimos hijos del sol,
el tiritar de las sagradas águilas que revolotean Quito,
sus llantos, que acrecentaron las nieves eternas,
y ensombrecieron aún más el cielo. No es solo eso:
el sufrimiento de los hombres en todos los pueblos;
Estados Unidos, China, el Tawantinsuyo
todo lo que ellos reclaman y procuran.
Tú, ardiente hermano
gritarás todo esto
con voz aún más poderosa
e incontenible que el Apurimac.
Está bien hermano,
está bien, Oswaldo.



TEMBLOR

Dicen que tiembla la sombra de mi pueblo;
está temblando porque ha tocado la triste sombra del corazón
de las mujeres.
¡No tiembles, dolor, dolor¡
¡La sombra de los cóndores se acerca!
—¿A qué viene la sombra?
¿Viene en nombre de las montañas sagradas
o a nombre de la sangre de Jesús?
—No tiembles; no estés temblando;
no es sangre; no son montañas;
es el resplandor del Sol que llega a la pluma de los
Cóndores
—Tengo miedo, padre mío.
El Sol quema; quema al ganado; quema las sementeras.
Dicen que en los cerros lejanos
que en los bosques sin fin,
una hambrienta serpiente,
serpiente diosa, hijo del Sol, dorada,
está buscando hombres.
—No es el Sol, es el corazón del Sol,
su resplandor,
su poderoso su alegre resplandor,
que viene en la sombra de los ojos de los cóndores.
No es el Sol, es una luz.
¡Levántate, ponte de pie; recibe ese ojo sin límites!
Tiembla con su luz;
sacúdete como los árboles de la gran selva,
empieza a gritar.
Formen una sola sombra, hombres, hombres de mi pueblo;
todos juntos
tiemblen con la luz que llega.
Beban la sangre áurea de la serpiente dios.
La sangre ardiente llega al ojo de los cóndores,
carga los cielos, los hace danzar,
desatarse y parir, crear.
Crea tú, padre mío, vida;
hombre, semejante mío, querido.



Notas finales a Katatay e Iman Guayasamin
  1. -----------------------------------------------------------
  2. Iman Guayasamin... Qué Guayasamín, homenaje al pintor ecuatoriano Oswaldo Guayasamín fue escrito probablemente entre 1964 y 1965. José María Arguedas concluyó el poema en quechua, pero dejó inconclusa la versión en castellano. Esta ha sido concluida por Jesús Ruiz Durand.
  3. ------------------------------------------------------------
  4. Katatay Temblor, se publicó por primera vez en el número 2 de la revista Kachkaniraimi (Lima, 1966) y en el número 39-40 de Alcor (Asunción, 1966). Al pie del original José María Arguedas da una explicación de las circunstancias en que escribió este poema: Escribí este himno luego de haber visto bailar a mis hermanos, hijos del pueblo de Ishua residentes en Lima.
    .................................---------------------------------
    Este hecho motiva a JMA uno de sus poemas más complejos y, aparentemente más oscuros. En él se trata el enfrentamiento entre una hambrienta serpiente (USA, el capitalismo) y los cóndores (nosotros los nativos de América).
    Sybila Arredondo

Introducciòn al libro Katatay

...............................................................................
Estos poemas pueden ser tenidos por himnos que en su oración decantan la fuerza del testimonio y el grito contra el tiempo: la voz que rueda de sus páginas se instala en una curva que avanza desde el periodo legendario y se aventura en el porvenir, con manifiesta voluntad de historia. En su palabra se enhebra jubilosamente una dimensión mítica, a cuyo concierto asoman criaturas divinas, humanas, animales, artificios inventados por el hombre; seres y objetos del mundo de arriba, del mundo de acá, del mundo de abajo; y el luminoso mundo que el sol expende sobre Cuba revolucionaria.
La poesía de Arguedas arranca de una constante: de la contemplación de la realidad múltiple; del asombro o la adhesión, del amor o del odio acerados, del compromiso siempre. La realidad que es experiencia insobornable, es por eso tan concreta y fluyente, como si fuera intuida, desvelada, porque es a la vez presentida y descubierta, pues en ella se funden la herencia y la consagración mágicas, en discordia con el saber cognoscitivo y la arrogancia de los doctores.
Experiencia personal, tradición mágica, revelación del tiempo mítico confluyen en el devenir histórico y configuran la realidad poética de Arguedas. Su voz es rotunda y afirmativa; su voto en beneficio de la entera aventura humana, sin extravío teórico. La vida, como la poesía, aflora de una intuición primordial con la que el poeta rehace su cosmogonía, sustituye a los dioses y remueve las vallas que sojuzgan al hombre de carne y hueso, instándolo a su liberación permanente, a su humanidad definitiva
Alberto Escobar



POIESIS

Ricardo Silva Santisteban

Al huir del correr de mi sangre
Te persigo en el polvo
En las arenas
Y en los ríos
En imágenes subiendo y descendiendo por el aire
Con pájaros enloquecidos
Arboles sin hojas
Hojas sin palabras
Persigo la implacable sucesión de lo concreto
Cuando retorno al ser primario
Para escuchar el rumor de los manantiales interiores
Creo por tanto en la posesión de los cuerpos
Y en la extinsión de las almas
En el temblor de la luz
Cuando despunta el sol de un nuevo día
Ven pues multitud de sonidos
Y quiébrate en las mil aristas del sol y de la lluvia
Mi demonio poesía.

XXVIII

Nilton Santiago

Yo no sé si he muerto
O ha muerto el animal silencioso
Que por las mañanas acariciaba las estrellas
Antes de ponerse los zapatos o los ojos
Tal vez he muerto yo
Saberlo no es importante
Tal vez nunca he vivido como dice mi corazón
Ya que a veces cuando estoy triste
El cielo que se esconde
Bajo mi cama
Se pega a las paredes
Y a mi ombligo
Metiéndose en mi vientre
Y en mis bolsillos, entonces
Empieza a llover
En este cuerpo
En esta habitación
Que también es un animal muerto
O en estos dedos, en esta boca
Que solo es una boca
Y se me hace difícil dormir echado
Entonces me quito la ropa
Y la empiezo a besar como si fuera mi cadáver
Y viviese dentro de la lluvia
Donde permanece aún ese primer hombre que te vio
Y acarició tus huesos
Con la ternura de un animal
Que acaba de nacer
Hablándote de lo triste y de lo bello
Que es esconder un unicornio dentro de un árbol de mil años
Y jugar a oírlo hablar
Y luego te miraba
Y me mirabas
Y sonreíamos
Y llorábamos en el fondo
Entonces acababa de morir
Con el temor de una lágrima saliendo de tu mirada
Tus ojos ascendidos jugaban con los relámpagos de tu sombra
Del agua de Sol, blandos peces crecían sobre la tierra
Con la misma lluvia que crece de tu cuerpo
Con la lentitud con que tu rostro atraviesa mis manos
Y mi ombligo
Verde era tu sangre, tibia esposa
Ya se apresura la noche
Ardiendo bajo mis labios de yeso
Ya tienes tu música humana
Después el día la noche duermen al cerrar tus ojos
Y oyes tu cadáver dibujarse sobre las estrellas
Y tan calladamente tiemblan tus pies
Porque has guardado tu carne más helada para mis dedos
Mientras que tus miradas se escuchan como lágrimas por toda mi piel
Te he dejado todo mi cuerpo para que lo acabes o lo empieces
O para que lo ofrescas a tu cuerpo
Como un cuchillo que se ofrece a la piel
Pero sé que llevas prisa
Y no he venido a detenerte
Porque el hacerlo me haría perderte
Ya que mi sangre es pequeña y cobarde como el cielo
Y es cierto, porque tus grandes ojos como papeles de agua
Borran todo lo que ven
Y me has devuelto a la tierra
Donde bellos animales rojos o azules ladran con el corazón
o con el cuerpo, Mansas mujeres de huesos amarillos
Vestidas de peces o de aves
Porque te he visto dormir con tus párpados de alas invisibles
Te he visto tocarme
Atravesándome el cuerpo
Como si fuera un muerto que sigue muriendo
O una cicatriz que pasea inutilmente todo tu cuerpo
Donde un día despertamos tan callados y suaves
Como la transparente leche de tus senos
Que al caer sobre la tierra
Forma una sombra de carne y hueso
Con la que a veces me confundías
Pero ahora mi cuerpo
Sigue siendo el muerto enterrado en tu mirada
En mi leve y tierna carne de agua o de piedra
Porque me has tocado con las manos que un niño nos toca el lado
/ más oscuro del Cuerpo
Cuando mi sangre aún brillaba dormida
Tú eliges a la criatura que vive bajo mi piel
Tú eliges a mi padre y a mi madre
A mis testículos de agua salada
Tú eliges las heces que atraviesan mi cuerpo
O el Sol que muere entre mis piernas
¿Cuál es tu don criatura
Cuál es tu corazón
Que no lo necesitas para vivir o para dormir?
Pero sé que llegado el momento
Tu transparente sombra de piel oscura
Fugará buscando tu cuerpo
Y ya mis ojos regresarán sin tu mirada
Ya la muerte vendrá batiendo tus alas
¿Qué eres si para tenerte solo basta con mirar al cielo?

De El Libro de los Espejos



Arriba
ARRIBA